CONSTRUYENDO EL LIDERAZGO QUE TRASCIENDE

CONSTRUYENDO EL LIDERAZGO QUE TRASCIENDE

Autor: Lic. Byron López -The Learning Group

Si se toma el tiempo para hacer un pequeño análisis de las personas que conoce, es muy probable que encuentre una buena cantidad de personas en que viven en un ambiente de derrota, desesperación y desanimo.  Piense en todas esas personas que se encuentran en un estado de desocupación, las que han tenido negocios fracasados, las que viven en un ambiente inseguridad física, las que sufren relaciones familiares tergiversadas y en aquellos que ante las limitaciones lo único que esperan es poder sobrevivir y pasar como se pueda el día sin una esperanza real en un cambio positivo e integral.

Qué difícil es vivir cualquier proceso cuando no se sabe cuál es el fin u objeto del mismo o vivir en un estado incomodo del cual no se sabe cómo salir o peor aún, se sabe cómo salir pero no se tiene un “¿porque?” suficientemente fuerte para motivar el esfuerzo y compromisos necesarios para avanzar al estado deseado. ¿Conoce a alguien en esa situación?

Creo que uno de los factores que han influido en que esta situación se vuelva común y repetitiva es la falta de personas con influencia que puedan dirigir a través de su ejemplo, personas que después de haber superado las barreras y limitaciones tienen la autoridad de decir “yo he cambiado, si hay una forma de salir de la mediocridad y la desesperanza” o mejor aún, personas que siempre están en la búsqueda constante de superación persiguiendo un propósito trascendental diciendo: “yo sigo cambiando, siempre se puede mejorar”.  Necesitamos ser y desarrollar ese tipo de personas que pueden inspirar a otros a salir de la zona de comodidad o de desesperanza con su propia historia de vida o de desafiar a construir en conjunto un futuro alentador siendo innovadores en su forma de pensar y poder decir “yo puedo anticiparme al cambio”. 

El rey Salomón en uno de sus proverbios escribió:

Sin dirigentes Sabios, la nación está en problemas; pero con buenos consejeros hay seguridad.”

Necesitamos ser sabios para dirigir.   Los avances en la ciencia y tecnología , los descontroles en las condiciones climáticas y las adaptaciones en los ambientes de dirección de nuestros países están acelerando la velocidad del cambio y por tanto requieren de mayor capacidad de respuesta y adaptación de nuestra parte, si queremos plantear y soñar un futuro mejor para nosotros mismos y nuestra sociedad debemos comprender que el futuro ya ha comenzado y debemos estar listos para adaptarnos y crear las condiciones para aprovechar el cambio que seguramente vendrá.

Para ser parte de un entorno de ganadores en la vida debemos desarrollarnos como líderes integrales y balanceados, es decir, siendo exitosos en las relaciones familiares, en nuestro desempeño en el trabajo, en las finanzas personales, en las relaciones con nuestros amigos y compañeros, en el cuidado de nuestro cuerpo, la administración del tiempo de descanso y en nuestra relación personal con Dios.  ¿Ha considerado usted como se encuentra en cada una de dichas áreas?  ¿Cómo puede aportar a la vida de las personas que le rodean para que mejoren en esos mismos espacios?

En nuestros países y organizaciones debemos considerar factores importantes que van más allá del crecimiento económico.  Las estrategias de fijación de precios, desarrollo de productos con bajo costo, optimización de procesos y planes de penetración al mercado son muy importantes pero ninguna de ellas es tan importante como el desarrollo de las personas que componen nuestro entorno.  Debemos vivir y compartir de acuerdo a un sistema de valores que no dependan de modas, localización o tendencias, sin ellos cualquier esfuerzo de construir un sistema ordenado y positivo en las organizaciones seria comparado a levantar una construcción con cimientos de baja calidad. 

Cambiar estrategias corporativas relacionadas a procesos, costos y productos es el equivalente a invertir en buenos acabados y un cambio en las mismas es como invertir en una buena remodelación pero, en ambos casos todo terminara por derrumbarse sino se ha invertido primero en los refuerzos y cimientos, así es la inversión en el desarrollo de las personas de nuestras organizaciones, tal vez no se percibe a la vista su aporte a la estrategia pero, se hace notar cuando surgen los cambios.

Desarrollar a las personas para que alcancen su máximo potencial es invertir en los cimientos para poder edificar organizaciones efectivas.  ¿Qué hace usted para desarrollar a las personas sobre las cuales tiene influencia?