Decálogo del emprendedor (y no nos referimos a negocios)

La palabra “emprendimiento” recién hizo su debut hace unos meses en el diccionario en la Real Academia Española, en su vigésimo tercera edición. Es definida como “acción y efecto de emprender” y “cualidad de emprendedor”. Generalmente el concepto de emprendimiento ha estado más ligado a la economía, a las empresas y al comienzo de un nuevo negocio.

Sin embargo, Byron López de The Learning Group invita hoy a cambiar la visión que tenemos sobre ese concepto. Para ello, comparte un decálogo sobre cómo vincular el emprendimiento con una visión integral,  con una visión más amplia sobre la vida.

  1. Emprender es una capacidad dada para todo ser humano, va ligada a un propósito de vida. Todos tenemos el llamado a emprender acciones de transformación. 
  2. Antes de decidirse a iniciar cualquier proyecto, debe estar consciente que tiene un propósito de vida que solo usted puede cumplir. El primer y más importante emprendimiento que debe definir, administrar y optimizar es usted mismo.
  3. Luego de que usted conozca su propósito, es importante determinar la forma como se relacionará con el mundo, bien sea que haga todas las cosas usted mismo, en conjunto o a través de otras personas. La coherencia entre sus pensamientos, sentimientos y acciones es indispensable para generar confianza.
  4. Emprender no necesariamente es volverse empresario. Las primeras tres letras de la palabra EMPrendimiento son las mismas que las de EMPresario y las de EMPleado. También puede ser un gran emprendedor dentro de una organización, ya sea en relación de dependencia o en voluntariado.
  5. Conozca sus limitantes para saber en dónde necesita apoyo y refuerzo. El verdadero emprendedor logra objetivos que trascienden a su propia presencia y genera sistemas sostenibles y sustentables.
  6. La paradoja de quien emprende sin conocer su propósito es que tendrá que rendir cuentas a quien no quiere, deberá dedicar más tiempo para conseguir estabilidad y limitará su libertad financiera. El verdadero emprendedor sabe que es un administrador que da cuentas por convicción, balanceando todas las áreas de su vida y decidido a ser feliz independientemente de las circunstancias.
  7. Un carácter emprendedor implica TRAnsformación y TRAscendencia.
  8. Ser emprendedor no es asunto de desear cambiar de vida, es de hacerse responsable de su vida y buscar siempre mejorar en todos los aspectos.
  9. Emprender algo pensando únicamente en su beneficio y satisfacción se puede convertir en egoísmo y esto ya no es emprendimiento. No se trata de mejorarme a mí mismo sino de cumplir con mi propósito, aunque implique renunciar a mí mismo.
  10. El verdadero emprendedor se da cuenta que será “intrapreneur” toda la vida: un administrador de lo que se le ha dado. Será alguien que, dentro de una organización, es capaz de identificar nuevas oportunidades, innovar y producir de forma creativa. Todos pertenecemos a la organización llamada humanidad y tenemos la misión de administrar la creación para impactar positivamente en nuestros respectivos entornos. 

¿Cuál proyecto puede emprender hoy mismo?